La política Dominicana

25 May

La política Dominicana está en crisis y la esperanza brilla por su ausencia. Campañas como “Vota por ninguno”causan apogeo entre los jóvenes de clase media y media alta, como una solución inocente a la falta de partidos políticos que representen los verdaderos intereses de la población Dominicana y mucho menos de los jóvenes de visiones cosmopolitas, e ideas bastante progresistas para la sociedad dominicana.

Lo cierto es que ya no existe ningún partido que represente la izquierda o los social democrátas. Carlos Báez de Perspectiva Cuidadana nos presenta con un análisis de lo que está pasando en Dominicana y del reciento arrase del PLD en las congresionales

¿Ha fracasado Miguel Vargas y el PRD?

Carlos Báez Evertsz | perspectivaciudadana.com | 24-05-2010 |

Es fácil dar respuestas simplistas a cuestiones complejas y más aún en política, dónde los intereses están tan a flor de piel, que cualquier intento de análisis racional topa enseguida con los, digamos, sentimientos, fanatismos, intereses individuales o grupales, folias y filias de cada quien. Obviamente el PLD ganó las elecciones y el PRD las perdió. Eso lo anunciaban todas –o casi todas- las encuestas-, y gran parte de los opinadores, comentaristas y analistas de la política dominicana. Era un triunfo y una derrota anunciada, lo sorpresivo es que el PRD hubiera arrasado.

La diferencia de votos entre el PLD y el PRD no ha sido abismal y guarda semejanza con las elecciones presidenciales de 2008 (PLD 53.83% y PRD 40.48%). Si en esas elecciones el PLD ganó en 118 municipios el PRD lo hizo en 36, en las elecciones actuales, hasta el momento que escribo, el PLD había ganado en 92 municipios y el PRD en 57. Pero no quiero centrarme en los datos que ya, cuando estoy redactando este texto, estarán bailando un poco hacia arriba para unos y hacia abajo para otros. Lo esencial, por tanto, no son unas décimas porcentuales por aquí y por allá sino otros aspectos.

Lo que demuestran las dos últimas elecciones es que si el PRD continúa sin avanzar significativamente en captar un cierto nicho de votos el PLD podrá seguir ganándole. ¿Por qué gana el PLD al PRD? Para unos es debido a que el PLD ha tenido siempre una mejor gobernanza económica y logra una estabilidad macro económica que inclina el voto de sectores conservadores y de clase media  hacia ellos, temerosos de un cierto desplome de la economía si gobierna el PRD.

Sin desdeñar este factor de estabilidad económica, soy de los que considera que un elemento central del triunfo del PLD en los dos últimos comicios, ha sido el uso abusivo, exagerado, del dinero público para apoyar a sus candidatos. En 2008 ello causó un agujero importante en el déficit público que se “tapó” con los préstamos otorgados, como ocurrirá ahora.

Otro aspecto, ligado con el anterior, es que el PLD ha soldado a su militancia haciéndola depender del estado. Me explico. Como es sabido los dirigentes de los comités del PLD tienen un sueldo, eso hace que las disidencias sean menores que en el otro partido. Además, en la cima del PLD las diferencias son –al menos de cara a la galería- menor, y dan una imagen de unidad alrededor de su líder Leonel Fernández, que se erige cada vez más como el Gran Timonel de ese partido, al menos, mientras sea Presidente de la República y disponga a su antojo del presupuesto y del nombramiento en cargos públicos.

Tercero, Leonel Fernández y el PLD, pese a todos sus desaciertos, han sabido montar una maquinaria de propaganda y relaciones públicas que, sin que se tome al pie de la letra, se puede estimar como “goebelliana”. Leonel Fernández cuida mimosamente su imagen interna y sobre todo externa, y como es un excelente comunicador, y un político informado, no produce ningún rechazo sino al contrario, allí donde va. Digamos que es un excelente vendedor de sí mismo, y que no escatima dinero público en mantener su campaña permanente de marketing político personal y de alquiler de lobbistas dentro y fuera del país.

Mientras tanto…el PRD tiene que cargar con el pesado fardo de sus errores pasados y más recientes. Si hay algo que parece no existir entre ciertos dirigentes del PRD es algo tan sencillo como el buen sentido común. Los dirigentes perredeístas no interiorizan que este país ha dado un vuelco político importante, que el estilo ruralizante, tosco, chabacano, a veces, incluso vulgar, ya no vende como antes.

¿Acaso no se tiene en cuenta que más de un millón y medio de dominicanos- muchos de origen rural- viven hoy en urbes importantes del primer mundo, en sociedades desarrolladas, y que todo ello influye en su percepción de los políticos y de la política, aunque sea por simple comparación elemental, sin entrar en más profundizaciones?

Lo he escrito antes y lo repito ahora, en el PRD perviven lo mejor y lo peor de la política dominicana, de la misma manera que ocurre también en el PLD (para referirme solo a los dos grandes partidos). Los partidos dominicanos al no estar ideologizados tienen en su seno desde elementos fascistas hasta izquierdistas, y algún que otro extremista de ambos bandos. Esto desespera a las personas que amaríamos un PRD socialista democrático y a un PLD con una definición precisa de sus objetivos políticos-ideológicos (¿demo-liberal, conservador,”socialista- siglo XXI- a lo Chavez”…?).

Por tanto, no es la ideología lo que diferencia a los dos grandes partidos. Lo que lo diferencia es la percepción y la imagen que proyectan hacia la sociedad y en eso el PLD ha cogido la delantera al PRD, entre otras cosas, porque ha sabido aprender de los errores de su primer gobierno, y han dejado de ser “come-solos”, para ampliar los beneficiados y beneficiarios de su paso por el poder a amplias capas de profesionales de todo tipo, en los medios de comunicación de masas, y en el seno de las masas populares, con la beneficencia y el asistencialismo de todo tipo. Y como la miseria tiene cara de hereje…se aprovechan de esa miseria para su ganancia política.

La pregunta obligada, por tanto, es ¿quién ha fracasado en el PRD? Parte de la dirigencia del mismo dirá que el fracaso es de su presidente Miguel Vargas y que debe renunciar. La cuestión es que los que dicen esto más alto son los que, probablemente, hubieran llevado al PRD a un fracaso mayor, porque no es cierto –y lo diré con toda claridad, ya que uno de mis privilegios, es el de mi libertad, y aunque tiene su coste, lo asumo con gallardía-, que un Hipólito Mejía, pueda ser una alternativa políticamente viable en el PRD, salvo para perder más estrepitosamente.

La culpa en el PRD es de todos los dirigentes que no han asumido que debían marchar unidos y que el día después de los comicios, se podían sentar, para entonces sí, hacer sus ajustes de cuentas. De manera, que hoy por hoy, lo mejor que le puede pasar al PRD  -salvo que quieran darle un placer extra a sus adversarios políticos y un nuevo motivo para alienarse votantes-, es echar o hacer renunciar a Miguel Vargas.

En otras palabras, Miguel Vargas debe continuar con su candidatura porque no es tiempo para cambiar de montura. Ahora bien, el no puede hacer tabla rasa de lo que ha pasado. Debe escuchar más a los que tienen un profundo conocimiento de la política dominicana, y dejarse llevar menos por quienes, aunque tengan una gran inteligencia y sean magníficos técnicos, son sólo eso, personas inteligentes y técnicos  brillantes. Otros con las mismas cualidades siguen desde hace décadas en la oposición, de manera que eso no basta.

La idea errónea de que el PRD debe ser un clono del PLD para poder ganarle ha sido suicida. De dos cosas iguales uno siempre se queda –si puede- con el original, ¿para qué comprar una imitación si por el mismo precio uno puede tener la marca original? Miguel Vargas tiene fama de buen gestor, es un hombre político que no genera rechazo en los sectores conservadores, los hombres de empresa lo ven como uno de los suyos, era rico de cuna antes de llegar a la política – no como muchos otros. De manera que él está cubierto por la derecha y en parte del centro político.

¿Dónde está su talón de Aquiles político? En olvidarse o minusvalorar lo esencial del PRD, lo nacional-popular, la no utilización de un discurso político populista puesto-al-día, el no haber hecho una oposición dura al PLD – dura no quiere desestabilizadora ni demagógica-, el no haberse convertido en el polo opuesto del PLD para las grandes mayorías víctimas de la desigualdad social. Si con ello pierde unos pocos porcentajes de votantes de derecha, ganaría miles de votos, y los 6-8 puntos porcentuales que le falta al PRD y a él, para poder ganarle al PLD.

Esos puntos porcentuales de votos no los ganará con jóvenes hijos de papá –sean de la derecha empresarial y política, o, de la izquierda histórica-, sino incorporando a políticos honrados e inteligentes, con autoridad política, con reconocimiento social, que sepan de la gestión del estado, y que puedan representar el recambio político que los dominicanos estamos ansiando.

El camino hacia el poder para Miguel Vargas pasa por ligar su futuro político a los mejores hombres y mujeres del país, dentro de un frente amplio democrático, en el cual esté dispuesto a gobernar con todas las sensibilidades del país desde la derecha democrática hasta la izquierda en el sentido más plural del término.

Bruselas, 23 de mayo de 2010

Advertisements

One Response to “La política Dominicana”

  1. Susanne Louis 05/31/2010 at 1:12 PM #

    Haha I’m honestly the only comment to your incredible article!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: