Video

Anita Tijoux “Shock”

29 Jan

Ya salio el nuevo disco de Anita. El primer single “Shock” esta dedicado a los estudiantes de Chile que llevan casi un año demandando y protestando por una educación gratuita. Pero la canción no solo le va a Chile sino a los indignados de España, los del 4% en República Dominicana, a los de la UPR o a cualquiera que considere que “la educación en un derecho social”.

Video

Black and Latino

12 Jan

What does it mean to be Black and Latino today? This video by Mun2 is shares the identity struggles that we black or mulatos face.

In Dominican Republic, I remembered I never considered myself as being black (because in reality I am a light skin Mulata), but when you come here is a different story.

Everyone saw me as Hispanic or Latina, because that is what I look like. But yet I was expected to act as a “latina”, “Dominican” or as I like to clarify as a DominicanYol.

In college I never fitted into the stereotype of Latinos or Dominicans from New York, therefore I never quite made a click with them, I was just not “Dominican” enough because I didn’t wear tight jeans, the latest sneakers, long nails nor did I displayed the Dominican Flag whenever possible.

But in a way coming to America forces us to question our identity, how do people see me? how do I want to be seen? I’m I black? I’m I Latina? I’m I white? And the answer is none and all of them at the same time.

Link

Prohibido ser negro

12 Jan

Prohibido ser negro

Una breve reflexión del escritor Uruguayo Eduardo Galeano sobre la masacre Haitiana en 1937 por el dictador Dominicano Rafael Leonidas Trujillo.

A los Dominicanos nos toca reflexionar si hemos progresado, si ahora somos mas humanos o si todavia nos queda mucho por aceptar y convivir con nuestros vecinos Haitianos.

Strengthening the Occupy Movement: An Interview With OWS en Español

16 Nov

Nov 15 2011
Renata Pumarol
featured on NACLA (https://nacla.org/)

In the early morning of November 15, Occupy Wall Street was raided by the New York City Police Department, and people were evicted from Zuccotti Park, or “Liberty Square.”

“The police came in hitting people with their batons,” said Eudes Payano, a member of the OWS en Español working group, who was present during the raid. “Everything was confiscated.” Although he does not yet have an official list of the people who were detained in the raid, two of Payano’s companions from OWS en Español were arrested—Mario and Dani Rodríguez.

The OWS movement is now deciding its next moves, and protestors are planning for the International Day of Action on November 17th. With a hoarse voice, from a long night defending the occupation from the police raid, Payano told NACLA, “the movement will continue and it will be even stronger.”

For nearly two months thousands of people gathered at Liberty Square to protest the role of Wall Street in the financial collapse and the increasing inequalities that afflict the United States. Under the motto, “we are the 99%,” the Occupy Wall Street movement has spread to over 100 cities in the United States and follows in the footsteps of actions in over 1,500 cities globally. However, there is one group that has gathered at the park since day three of the occupation, which has rarely received media coverage—“Occupy Wall Street en Español.” This group was formed by a group of Latino residents of New York who considered themselves victims of the financial crisis, which according to their mission statement has increased the impoverishment and social exclusion of their communities.
559 Occupy Wall Street in Spanish

OWS en Español formed to stress that the Hispanic and Latino community is part of the 99%, and remind people that immigrants also need to be included when we talk about a more equal society. When I visited the OWS en Español table in late October, I talked to Eudes Payano, a native from the Dominican Republic who is part of the Committee of External Communication. This committee is in charge of handling any communication with the press or other external sources; it gives a voice, in Spanish, to the Occupy Wall Street movement. At the table there was even a Spanish version of the Occupy Wall Street Journal.

Eudes Payano, 52, has a degree in anthropology from the Autonomous University of Santo Domingo. He immigrated to the United States several years ago, and earned an undergraduate degree in Criminal Justice, and a Master’s in Human Resources and Business Administration from the University of Florida. He lived in Florida until recently, but moved to NYC when he lost his job and his home, due to the real estate crisis. He is still unemployed.

Why is the movement important to you as a Spanish speaker?

It is important because the movement represents the desires and aspirations that I have as an individual and the collective interests of the vast majority of the 99% who do not possess society’s wealth; who are not the 1%. This movement is important because of the way it creates horizontal activism as opposed to traditionally vertical movements. For example, we usually have leaders who govern through a largely vertical hierarchy. Here we are creating a horizontal network to replace the traditional networks that exist in western culture. Our horizontality is the most important aspect of our movement because it gives the majority the ability to determine what it wants for the future.

What is your story, and how does it relate to the 99%?

I earned my master’s here in the United States. I am an immigrant who came here, studied here, and established myself here. Currently, I am not working. I am collecting unemployment benefits. I found this movement precisely two days after it started. I had an interview in one of these banks, but since I was unemployed, I was naturally worried about what was going on. I realized that the movement defended what I wanted and that it was reaching out to people who had lost their jobs due to the economic crisis. I immediately removed my tie and said, “This is my place.”

First of all, I have an anti-capitalist perspective. I believe capitalism cannot resolve humanity’s problems. Capitalism has been the established economic system for more than 500 years. Nevertheless, it has not solved the many problems that humanity faces. Millions of people die in Africa and Latin America due to the immense social inequalities that exist in our society. Capitalism is an unjust and predatory system.

How are Latino Immigrants part of the 99%?

Above all, the United States is a country of immigrants. This especially goes for the New York City, which is home to more than 126 ethnic groups. Latinos constitute more than 50 million in the United States, according to the latest census figures. This shows that we are an emerging force. We contribute to the economic development of this country. Several university studies note that the Latino community, especially undocumented immigrants, is one of the groups that contributes the most, and that it is not a burden, but a benefit to economic development in the United States.

Latinos are one of the ethnic groups with the least opportunities in relation to other groups. Latinos are relegated to an unequal category in education, jobs, and other areas of social participation. That is why I believe we have to face the problem of inequality, and precisely why it is necessary to legalize the 14–15 million undocumented workers who are currently living in the shadows. The same goes for the young people who cannot attend college, who are denied this right because they don’t have their immigration papers.

What are the similarities between the movement to protest against inequity in the United States and other movements in Latin America, the Middle East, or Europe?

The 1% of society controls all the wealth in the world. You can actually count the 10 families who control the whole world, who own the Wall Street banks. Today we do not talk about the wealth of the people, but the wealth of individuals. There are annual magazines that feature the most “fortunate” individuals—individuals, not the people as a whole. This indicates that there is inequality in the way in which the wealth of the planet is being managed.

These very people who own the United States are the owners of the banks in Europe, in the Middle East, and in all corners of the globe. It is assumed that if capitalism as an economic system can be exported to any region in the world, then the working class, the class that produces that wealth, can also be supported anywhere. International movements are able to connect because they have the same complaints about the capitalistic system.

Karl Marx advocated for the need to build an international working class to counter international capital. But the working class became regional. Horizontal movements are born because of a shortage of organizations that organize people’s discontent, as a response to the lack of an organization to encompass all this.

—————————————————————————————————-
Renata Pumarol is a social media intern at NACLA Report on the Americas. She holds a master’s degree in Citizenship and Human Rights from the University of Barcelona and has contributed to Democracy Now! en Español and Barcelona’s independent radio show, Nómadas sin tópico.

Occupy Wall Street

7 Oct

Last Monday I rushed to Liberty Park to see Amy Goodman’s press conference. Unfortunately I got there late and missed it. But as I browsed liberty park my impression of the protest was not a good one. I did not think that it was as organize as las Acampadas in Spain, nor did I think it had a clear message, or a clear objective, although I deeply believe there are many reasons to protest.

But yesterday I went to Liberty park. The unions and students had joined. You could feel the energy, you could read the coherence and anger in the protests signs but above all you could sense the solidarity, and community of this movement.

Lucky me one of my idols was going to speak at the protest, Naomi Klein, author of the Shock Doctrine (a book on how America has used disasters and crisis to implement “free market” policies), gave an inspiring speech to the crowd. Naomi criticized the U.S. mainstream media for asking: “Why are they protesting?” when the rests of the world is asking “What took you so long?”

And then I thought, creating a movement with a coherent voice takes time, it took time in Spain, in Tunisia and even in Egypt. At first only the brave, the really affected and the really angry show up. But with time the courage gets contagious, with time we realize that we are part of something great and that we have to at least try to make a change. But we can get there.

It took us a long time but we are here. Occupy Wall Street may not have yet a set of “coherent” demands but it has a clear message, it represents “99%” of the population. It is sending a clear message that we might be in the richest country in the world but only 1% of the population controls the majority of the resources. And for spreading message alone is worth taking the streets.

In a time when we are told that we have scarce resources, that there is no money for education, public housing or public health care, the protesters occupied the center of abundance. The mecca of that 1%. That is a symbolic message in itself.

My favorite message Naomi Klein gave the crowd:

“This time our movement cannot get distracted, divided, burned out or swept away by events. This time we have to succeed. And I’m not talking about regulating the banks and increasing taxes on the rich, though that’s important.”

“I am talking about changing the underlying values that govern our society. That is hard to fit into a single media-friendly demand, and it’s also hard to figure out how to do it. But it is no less urgent for being difficult.”

Indeed “we have picked a fight with the most powerful economic powers in the world”, so that fight is going to be difficult, it may seem impossible but it doesn’t mean is not worth fighting for. Because economic justice, and people fighting for that economic justice, is the most beautiful thing in the world.

El otro 11 de septiembre

12 Sep

Ariel Dorfman escribió para El País un artículo en el que de manera muy íntima nos habla de su experiencia en ese otro 11 de septiembre de 1973, esta vez al sur del continente, en Chile. El artículo, publicado hace unos días me caso un gran impacto, no solo porque es una excelente experiencia y comparación sobre estos dos eventos, uno un golpe de estado y otro un ataque terrorista (aunque para mí el primero fue también un ataque a la democracia), pero el artículo es también una de las más sinceras críticas a la represalia estadounidense después del 11 de septiembre que he leído recientemente. A mi en lo particular me parece bastante hipócrita conmemorar un evento que en suelo americano dejó lo que podriamos comparar con llagas, y que en otras partes ha generado amputaciones (a la democracia, derechos civiles y derechos humanos, entre otros).


TRIBUNA: ARIEL DORFMAN
Epitafio para otro 11 de septiembre

ARIEL DORFMAN 09/09/2011

El año era 1973 y el país era Chile y las Fuerzas Armadas acababan de bombardear el palacio presidencial en Santiago, estableciendo desde el principio la ferocidad con que responderían a cualquier intento de resistir el golpe contra el Gobierno democrático de Salvador Allende. Ese día, que comenzó con la muerte de Allende, terminó convirtiendo en un degolladero la tierra donde habíamos intentado una revolución pacífica. Pasarían casi dos décadas, que viví mayormente en el exilio, antes de que pudiéramos derrotar a la dictadura y recuperar nuestra libertad.

Veintiocho años después de aquel día inexorable en 1973, sobrevino un nuevo 11 de septiembre, también un martes por la mañana, y ahora le tocó el turno a otros aviones, fue otra ciudad que también era mía la que recibió un ataque, fue un terror diferente que descendió desde el aire, pero de nuevo mi corazón se llenó de angustia, de nuevo confirmé que nunca nada sería igual, ni para mí ni para el mundo. Esta vez el desastre no afectaría únicamente la historia de un país y no sería tan solo un pueblo el que sufriría las consecuencias del odio y la furia, sino el planeta entero.

Me ha sobrecogido, durante los últimos 10 años, esta yuxtaposición de fechas. Es posible que mi obsesión con buscar un sentido oculto detrás de tal coincidencia, se deba a que era yo residente de ambos países en el momento preciso en que sobrellevaron la doble embestida, la circunstancia adicional de que estas dos ciudades agredidas constituyen los fundamentos gemelos de mi identidad híbrida. Porque crecí aprendiendo el inglés de niño en Nueva York y pasé mi adolescencia y juventud enamorándome del castellano en Santiago, porque pertenezco tanto a la América del Norte como a la del Sur, no puedo dejar de tomar en forma personal la paralela destrucción de esas vidas inocentes, abrigo la esperanza de que del dolor y la confusión ardiente nazcan algunas lecciones, tal vez algún aprendizaje.

Chile y los Estados Unidos ofrecen, en efecto, modelos contrastantes de cómo se puede reaccionar ante un trauma colectivo.

Una nación sometida a una adversidad tan brutal enfrenta ineludiblemente una serie de preguntas básicas que interrogan sus valores esenciales, su necesidad de obtener justicia para los muertos y reparación para los vivos sin fracturar aún más un mundo quebrantado. ¿Es posible restaurar el equilibrio de ese mundo sin entregarnos a la comprensible sed de venganza? ¿No corremos el riesgo de parecernos a nuestros enemigos, de tornarnos en su sombra perversa, no arriesgamos acaso terminar gobernados por nuestra rabia que suele ser tan mala consejera?

Si el 11 de septiembre de 2001 puede entenderse, entonces, como una prueba en que se sondea la sabiduría de un pueblo, me parece que Estados Unidos, desafortunadamente, salió mal del examen. El miedo generado por una pequeña banda de terroristas condujo a una serie de acciones devastadoras que excedieron en mucho el daño causado por el estrago original: dos guerras innecesarias; un derroche colosal de recursos destinados al exterminio que podrían haber sido invertidos en salvar a nuestro planeta de una hecatombe ecológica y a nuestros hijos de la ignorancia; cientos de miles de seres muertos y mutilados y millones más desplazados; una erosión de los derechos civiles y el uso de la tortura por parte de los norteamericanos que le dio el visto bueno a otros regímenes para que abusaran aún más de sus poblaciones cautivas. Y, finalmente, el fortalecimiento en todo el mundo de un Estado de Seguridad Nacional que exige y propaga una cultura de espionaje, mendacidad y temor…

Porqué Grecia (y España) no se recuperarán

1 Jul

El mayor problema que tiene la economía griega no es primordialmente de carácter económico o financiero. Es un problema político. Tiene que ver con el enorme poder que la banca ha tenido, y continúa teniendo, en la estructuración de la Unión Europea y de la Eurozona, así como en la génesis de la deuda pública de los países llamados despectivamente PIGS, cerdos en inglés, (Portugal, Irlanda, Grecia y España). Ahora bien, este poder de la banca ha contado con un gran aliado y cómplice: las clases más adineradas de los países de la Eurozona, incluyendo las de los países PIGS.

Veamos los datos, comenzando por las reglas que los bancos escribieron sobre las cuales se establecería la Eurozona. Estas reglas son las responsables de que Grecia nunca podrá (ni tampoco España) salir de la recesión a través de las políticas que se están siguiendo. Una fue que los Estados, al incorporarse al euro, perdieron el control sobre su propia moneda. Es decir, que en momentos de recesión (cuando la economía está estancada), el estado griego no puede devaluar la moneda y con ello poder abaratar sus productos y venderlos más fácilmente al exterior, recuperándose a base de ello. Suecia y Noruega, por cierto, se han recuperado de la recesión mucho mejor y más rápido que Finlandia, como consecuencia de que los dos primeros pudieron devaluar su moneda, lo cual no pudo hacer Finlandia al pertenecer al euro.

Otra regla es que, al integrarse al euro, los Estados dejaron de tener la potestad de imprimir dinero y establecer el precio del mismo. Cuando un país está en recesión, su Banco Central imprime dinero y/o abarata el precio del dinero, disminuyendo así los intereses bancarios, facilitando que tanto los ciudadanos como los empresarios puedan conseguir préstamos con los cuales consumir bienes y servicios e invertir, y así producir empleo y estimular la economía. Negarle al estado que tenga control sobre el crédito es imposibilitarle el poder estimular la economía. Una función de un Banco Central es, precisamente, la de garantizar el crédito, lo cual funcionó bien en la mayoría de países europeos hasta que llegó la moda neoliberal con el Presidente Reagan de EEUU y la Sra. Thatcher de Gran Bretaña, que hicieron creer a muchos gobiernos europeos que desregular el crédito era bueno para un país. El último caso que vimos fue Islandia, que conllevó un enorme problema, como también lo creó en los otros países que desregularon el crédito (que fueron la mayoría).

Y, por si fuera poco, la tercera regla era que un país no podía seguir políticas expansivas de gasto público. Es decir, un estado no podría gastar mucho para estimular la economía, pues el estado, según el criterio de Maastricht, no podía tener un déficit estatal mayor del 3% del PIB y una deuda publica mayor del 60% del PIB. Claro que el criterio no decía cómo debía bajarse el déficit para alcanzar el número mágico del 3%. Pero insistieron en que los estados bajaran los impuestos como manera de estimular la economía, considerando erróneamente que los ricos, que eran los máximos beneficiarios de los recortes de impuestos, consumirían más que ahorrarían (de hecho, invirtieron en sectores especulativos). Esta insistencia en que el estado bajara los impuestos no dejaba al estado otra alternativa que la de recortar el gasto público. Esto eliminó la posibilidad de que el estado pueda estimular la economía mediante, por ejemplo, inversiones en áreas de creación de empleo.

Estas tres reglas hacen muy difícil, casi imposible, para Grecia (y para España), salir de la crisis. En realidad, estas reglas fueron muy importantes para que la crisis se presentara en Grecia con la gravedad con laque se ha presentado.

¿Qué pasa en Grecia? La alianza de la banca con los ricos.
Una característica de Grecia, que comparte con España, es que ha estado gobernada por la ultraderecha por muchos años. La dictadura de los coroneles fue (como lo fue también la dictadura de los generales en España) una dictadura de los ricos en contra de las clases populares. Ello ha determinado que los ricos no tienen la costumbre de pagar impuestos. El fraude fiscal ha sido enorme, consecuencia de la laxitud del estado, que ha continuado controlado por los ricos durante la democracia que siguió a la dictadura. En 2010 sólo 15.000 griegos, de un total de once millones de ciudadanos, declararon al estado ingresos superiores a 100.000 euros al año, lo cual contrasta con la existente concentración de la riqueza y de las rentas, visible en los suburbios de las ciudades griegas. Se considera que casi la tercera parte de la renta nacional (la poseída por los ricos en su mayoría) no se declara.

Ello ha forzado al estado griego a endeudarse hasta la médula para pagar los gastos del estado (en infraestructura y en servicios públicos, así como en gastos militares que significan una carga muy importante en el presupuesto nacional). Esta deuda recoge también la deuda incurrida por los gobiernos militares, no elegidos democráticamente, y cuyo gasto militar lo tiene que pagar ahora el estado democrático. Éstas son las causas de que el estado griego tenga un problema de déficit del estado (12% del PIB) y de deuda pública, todavía mayor (150% del PIB). Pero esta realidad quedó, en parte, ocultada por el estado con la ayuda del banco Goldman Sachs. El diario alemán Der Spiegel descubrió las ocultaciones de las cuentas nacionales que el estado griego (gobernado por las derechas) había realizado con la complicidad de aquel banco estadounidense (que recibió un pago por ello de 800 millones de euros). Es imposible que la Comisión Europea (cuya mayoría son de partidos de derechas), no lo supiera. Por cierto, el que era Vicepresidente para Europa del banco Goldman Sachs, que realizó operaciones financieras con el gobierno conservador griego para ocultar la situación real del déficit público del estado griego, el Sr. Mario Draghi será el nuevo Presidente del Banco Central Europeo, poniendo a la cabeza de este Banco (que es un lobby de la banca, en lugar de ser un Banco Central) a la persona que ayudó más al desfalco de las cuentas públicas del estado griego.

Cuando el gobierno socialista salió elegido descubrió estos problemas, indicando que el déficit y la deuda eran mucho mayores de lo que el gobierno conservador había indicado. El estado está enormemente endeudado. Los bancos alemanes y franceses, pero también los bancos griegos (donde los ricos griegos depositan su dinero) han comprado la deuda pública a unos intereses abusivos. Por cierto, la mal llamada ayuda a Grecia es para asegurarse que el estado griego pagará a tales bancos. Y la enorme austeridad impuesta a la población griega por parte del estado (77.000 millones de euros, de los cuales 28.000 millones serán en recortes de gasto público y 50.000 millones en privatizaciones del patrimonio nacional) es para poder pagar a los bancos.

El euro y la crisis
Este endeudamiento del estado griego es beneficioso para los bancos y también para los ricos que no pagan impuestos, forzando al estado a endeudarse aún más. Pero es también beneficioso para los ricos y para los bancos extranjeros, pues el estado se siente en la necesidad de privatizar sus propiedades (a unos precios irrisorios) con lo cual vemos una enorme demanda de euros por parte de bancos de inversión para comprar tales propiedades. En realidad, en contra de lo que constantemente se dice y se alarma, el euro está en muy buena salud (demasiado buena para los empresarios españoles que tienen problemas para exportar), y ello se debe a la enorme demanda de euros con los cuales se compra la privatización de los bienes públicos de Grecia (y de España). Véase el caso de las cajas de ahorros españolas, que se están vendiendo a unos precios muy bajos. Y todo ello con la ayuda del Estado. De ahí que las privatizaciones sean una estrategia impuesta por la banca a los países del euro como manera de conseguir la venta del patrimonio y servicios muy rentables de los países periféricos.

Vemos así como el enorme dominio de la banca explica que los estados periféricos estén estancados en su deuda sin poder salir de ella, lo cual no ocurre por incompetencia, sino por diseño, pues así consigue introducirse y conseguir mayor rentabilidad al comprar a precios muy bajos lo que antes era público. Cualquier lector de este artículo debiera indignarse. Por cierto, este artículo fue enviado a algunos de los medios de mayor difusión del país, ninguno de los cuales consideró oportuno publicarlo. Agradecería al lector que lo distribuyera lo más ampliamente posible.

http://www.vnavarro.org/?p=5877

El rol del estado, la democracia y los movimientos sociales en busca de una globalización alternativa

12 Jun

En clase discutimos sobre la representación hegemónica de la globalización, principalmente el aumento de la gobernanza y la disminución de la democracia participativa.

En mi síntesis me centraré en la busqueda de soluciones y posibles vías de resistencia a la globalización hegémonica, especialmente en el caso latinoaméricano y en específico el centroaméricano.

El aumento de la Gobernanza y el descenso de la Democracia

América Latina, siempre ha sido el conejillo de indias tanto de Europa como de los Estados Unidos. Chile fue una de las primeras víctimas de las políticas neoliberales, que más tarde se extenderían por todo el continente.

Los pueblos latinoaméricanos, que ya se caracterizaban por la desigualdad que heredó del colonialismo, se ven aún mas afectados cuando se les da rienda sueltas al dinero, ya que las políticas neoliberales han dado prioridad a la desregulación, privatización y han puesto al servicio de las multinacionales la explotación de los recursos naturales y la mano de obra barata. Como nos afirma Estévez Araujo, el neoliberalismo no ha hecho mas que “disminuir el poder del estado y aumentar el del mercado.”#

El neoliberalismo a su vez, se ha valido de la gobernanza para poder implementar sus políticas en los estados. ¿Qué es exactamente la Gobernanza? Estévez Araujo la define como el conjunto de nuevas formas de regulación y de gestión administrativa que han surgido en el marco de la globalización neoliberal.# Entre éstas nuevas formas se encuentran la lex mercatoria, la autorregulación y la nueva gestión pública que imita el modelo empresarial.

De acuerdo con Estévez Araujo la gobernanza surgió debido a la desconfianza que sucitó la autonomía que pudieran tener los representantes políticos y para ello se instaura un mandato imperativo que vincula a los representantes políticos con los grupos sociales dominantes.

Entre las manifestaciones de la gobernanza Estévez Araujo menciona a las agencias independientes de la Unión Europea, las cuales han resultado en una privatización del proceso de toma de decisiones, ya que su principal tarea ha sido la de convertir a las empresas “en los actores dominantes en el proceso de policy making.” Podriamos tambien hablar de instituciones no democráticas como lo son el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o la OMC, las cuales imponen políticas económicas a los estados y limitan la soberanía de éstos.

Por otra parte, la gobernanza construye barreras que impiden la participación directa de los ciudadanos, pues su objetivo no es la democracia participativa, ni las transformaciones sociales sino el mantenimiento del orden capitalista.

Basado en la situación actual, en la que observamos un decenso de la democracia, tratare de responder a la pregunta ¿de dónde tiene que venir la participación política dentro de la gobernanza?

El rol del estado en una supuesta era pos-nacional

Podríamos asumir con confianza que la globalización económica y la gobernanza han aumentado la desconfianza en el estado. Esto ya es muy obvio en estados europeos y aún mas en estados latinoaméricanos, donde la corrupción y la falta de gobiernos responsables ha causado un aumento de apatía y pérdida de confianza en el estado. Un ejemplo de ello es el movimiento ‘Vota por ninguno’# en República Dominicana, donde se le pedía a la Junta Central Electoral Dominicana que se incluyera en la boleta electoral una casilla para votar en blanco o por ninguno.

El argumento central de ‘Vota por ninguno’ es que no existen partidos políticos, ni candidatos que representen a la ciudadanía dominicana y por lo tanto, en vez de abstenerse del voto, el cual sería un acto pasivo, que puede o no significar un rechazo a los candidatos; un voto en blanco sería un acto explícito de rechazo a los candidatos.

Sin embargo, aunque este tipo de campañas haya logrado reflejar el inconformismo de los ciudadanos, y la desconección entre la sociedad civil y los partidos políticos, no pueden resolver el problema central del sistema político, ni logra construir alternativas políticas.

Al contrario del caso Europeo, la lucha en latinoamérica aún reside mayormente en hacer que el estado rinda cuentas de sus responsabilidades sociales (educación, seguridad social, salud) o lo que Bourdieu llama la mano izquierda del estado#. En Europa, principalmente en europa occidental, ya se ha logrado un estado de bienestar, y aunque éste esté en riesgo de ser desmantelado, por lo menos existe una base por la cual luchar.

Por tanto, aunque nos movemos hacia una supuesta era pos-nacional, la lucha latinoaméricana reside aún el estado, ya que es el único instrumento capaz de frenar las políticas neoliberales, de hacer responsables a las corporaciones y de construir un verdadero estado social, al servicio de la ciudadanía.

En América del sur, ya hay ejemplos para ser optimistas, el fracaso de las políticas neoliberales y la creciente desigualdad ha llevado al poder a líderes socialistas y social-democrátas en países como Bolivia, Ecuador, Venezuela, Argentina, Paraguay y Brazil. Éste cambio en latinoamérica no ha llegado a través de la guerrilla, una revolución armada o el Che Guevara, sino que ha llegado a través de elecciones democráticas. Es decir que en algunos países de latinoamérica, el estado ha sido el principal instrumento para la lucha contra las políticas neoliberales y contra la gobernanza. Obviamente no se ha ganado la batalla, pero se han dado pasos que años atrás hubieran sido inpensables, como lo son la nacionalización del petróleo (Venezuela), o otorgarle derechos a la naturaleza (Bolivia).

A pesar de que nos movemos a una era pos-nacional, el estado tiene aún el poder de poner freno a los mercados financieros, y a los tratados de libre comercio. No podemos negar que actualmente muchos gobiernos estan atado de las manos gracias a las políticas de instituciones no democráticas (FMI, BM, OMC) y los tratados de libre comercio, pero tampoco podemos negar que los estados tienen o tubieron soberanía a la hora de aceptar o no estos acuerdos.

Los estados tienen la libertad de decidir como estructurar su economía, si aceptar o no las condiciones y tratados económicos, pero tienen mucho menos libertades despúes de hacerlo.

Movimientos Sociales y estado

Considero, como se discutió en clase, de que el estado actuará a nuestro a favor cuando todos formemos parte del estado, es decir cuando el estado verdaderamente represente a su pueblo. Sin embargo, lograr que los estados realmente representen a la ciudadanía es uno de los mayores retos de nuestra actualidad. Hoy en día los asuntos del estado están cada vez mas sujetas a organizaciones no democráticas, o inclusive a otros estados hegémonicos, como los Estados Unidos o la Unión Europea.

En el texto Experiencias participativas en el ámbito de lo público#, Giménez considera que los movimientos sociales deben redefinir su campo de actuación más allá del ámbito local, para que puedan introducir reivindicaciones básicas en la agenda política mundial. El autor también considera que existe la necesidad de democratizar el espacio de los movimientos sociales para que sean suceptibles a ser extendidas al ámbito jurídico-público.

El estado no puede llegar solo a crear una transformación social, y por tanto es necesario que los movimientos sociales ejerzan una política de influencia tanto sobre las autoridades como sobre la sociedad, y que velen por que los gobiernos cumplan con las responsabilidades que tienen hacia la sociedad civil.

Boaventura Sousa Santos propone un sector de solidaridad internacional y para ello plantea una “globalización contrahegemónica”#. La “globalización contrahegemónica” parte de la premisa de que no se pueden buscar soluciones locales a problemas globales y dentro de ésta cita dos tipos:

1.

Cosmopolitismo: consiste en el poder de los estados-nación, regiones, clases y grupos sociales subordinados, de organizarse transnacionalmente en defensa de sus intereses comunes. Dicha organización contraresta los efectos dañinos de las globalizaciones hegemónicas, y crea nuevas oportunidades de creatividad y solidaridad transnacional. Estas actividades cosmopolitas incluyen, las organizaciones mundiales de trabajo, las organizaciones de derechos humanos, redes de desarrollo sostenible, entre otros.
2.

Herencia común de la humanidad: son los procesos que, para Sousa, son “tan globales como el globo mismo”. En ésta categoría se incluyen asuntos que conciernen a toda la humanidad, como los son, la sustentabilidad de la tierra, protección de la capa de ozono y el amazonas, etc.

El Cosmopolitismo y la Herencia común de la humanidad son globalizaciones desde abajo y contrahegemónicas, ya que son conflictos de resistencia, luchas y coaliciones contra la jerarquía del sistema mundial y la interdependencia.

Mientras Sousa Santos propone que luchemos contra la gobernanza globalizando los movimientos sociales, Ramón Capella es más escéptico. En el texto Nuestro problema#, Capella nos advierte que los movimientos sociales, al igual que las ONG, carecen de un instrumento político que pueda producir una transformación social.

Aunque el Foro Social Mundial sea un gran paso en la lucha contra la globalización hegemónica (y neoliberal) nuestros instrumentos de mediación siguen siendo los estados y las instituciones políticas. Por ende, Capella sugiere una reforma parlamentaria que pase a incluir los movimientos sociales, es decir que los movimientos sociales deben luchar por un nuevo tipo de mediación política más participativa.

Existe también, según Capella, la necesidad de reestructurar los sindicatos los cuales han sido corporativizado y burocratizados, el autor también sugiere que los sindicatos pasen a incluir y organizar a las minorías más vulnerables, como lo son los inmigrantes, los precarios, los parados, etc.

Considero, como Capella y como Giménez, que los movimientos sociales son vitales para la lucha contra el neoliberalismo, siempre y cuando logren usar instrumentos jurídicos- políticos para alcanzar cambios en la política estatal y global.

Aunque el esparcimiento de la globalización y la gobernanza nos puede llevar a pensar que la ciudadanía universal o una sociedad civil global tiene que ser la base para proyectos políticos progresistas, no nos podemos olvidar que los estados siguen teniendo la mayor capacidad de afectar la organización económica. El obstáculo consiste en que algunos estados han adquirido un poder hegemónico que le ha permitido implementar políticas económicas en otros estados, por ello la necesidad de ir en busca de una solidaridad internacional, tanto en los países hegemónicos, como en el resto de países que se ven afectados.

En el caso latinoaméricano, en el que se busca un estado soberano que reconozca los derechos básicos de la sociedad civil y que ponga freno a las economías abiertas que tando daño han causado los campesinos y a la clase trabajadora, se necesita también ir en busca de una solidadidad transnacional. Por ejemplo, los países centroaméricanos pertenecientes al tratado de libre comercio DR- CAFTA (República Dominicana, Costa Rica, El Salvador, EE.UU., Guatemala, Honduras y Costa Rica) podrían unirse transnacionalmente y buscar apoyo político para presionar a sus propios gobiernos a eliminar o por lo menos disminuir el daño creado por el TLC, así como también buscar la solidaridad de movimientos sociales estadounidenses.

El movimiento Zapatista, es un buen modelo de un movimiento transnacional que presentó una resistencia significante al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA), para ello buscaron aliados transnacionales pero enfocándose en la busqueda de la soberanía y libre determinación del estado. Los zapatistas demandaban control local de los recursos naturales (que comenzaban a ser monopolizadas por corporaciones multinacionales) y una mayor rendición de cuentas al estado mexicano.

Información desde abajo

Además de la necesidad de la democratización de los movimientos sociales y la apertura del estado a los movimientos sociales y a la ciudadanía, se necesita también una democratización de los medios de comunicación, así como también de las ciencias sociales, en especial de la historia, que por siglos ha sido contada de arriba hacia abajo, y monopolizada por el eurocentrismo.

Una persona puede elegir libremente cuando está bien informada, es decir que no es manipulada a través de informaciones sesgadas y bombardeada con propaganda. El problema en latinoamérica es que los medios de comunicación están manipuladas por grandes empresas que deciden el contenido de las noticias y que representan a la sociedad latinoméricana como les parezca. Por ende, no nos debe sorprender que las costumbres y realidades de los pobres, campesinos, los negros y los índigenas rara vez son enseñados en los principales canales y emisoras latinoaméricanas.

La historia también ha sido manipulada por las clases altas y por el eurocentrismo. Todavía se celebra el 12 de octubre, en la mayor parte de latinoamérica, como el “Día de la raza”, y se nos vende como un “intercambio de culturas”; asimismo de la historia desaparecen las visiones y legados indígenas y africanos. En República Dominicana, se construyen costosos monumentos a Colón, pero ninguno al esclavo o a la herencia africana. Por lo tanto, ésta visión unilateral de la historia y de la manera de representarnos, lo que causa es una visión sesgada de lo que es la identidad latinoaméricana.

Existe la gran necesidad de abrir a debates la historia de los países latinoaméricanos, de fomentar la investigación histórica y de contar la historia de los oprimidos. Los movimientos sociales pueden desempeñar un papel crucial a la hora de abogar por una educación más abierta al debate, así como también se puede lograr a través de redes universitarias, radios comunitarias y el internet.

El internet podria considerarse como un medio emancipatorio, ya que a través de él tenemos acceso a una infinidad de opciones de información, así como también la facilidad de establecer redes de solidaridad, y de contar nuestras realidades. Sin embargo, no podemos olvidar que en muchos rincones del mundo el internet sigue siendo un lujo, y donde la radio (en especial las radios comunitarias) es todavia el medio emancipatorio que le da voz a los que nunca han podido ser oídos.

Con unos medios de comunicación más democráticos se podrán escuchar nuevas ideas, teorías o por lo menos desafiar a las ya existentes, por ejemplo nuevos análises económicos, los cuales están monopolizados por economistas neoliberales; así como también una expresión cultural que represente más al pueblo.

Conclusión

No existe una fórmula única, ni exacta para lograr una transformación social. Considero que la transformación puede venir a través de diferentes vías, pero en especial con la presión que pueden ejercer los movimientos sociales tanto en el estado como en la sociedad civil.

Dentro de las prioridades latinoaméricanas para lograr una transformación social y otorgar más derechos a los ciudadanos:

*

Límite al poder empresarial: Acabar con los tratados de libre comercio, NAFTA, CAFTA que impulsan un comercio injusto y le quitan la soberanía a los estados.
*

Terminar con las bases militares estadounidenses: no apoyar la hegemonía estadounidense y la militarización del mundo
*

Una economía que respete el ecosistema: otorgarle derechos a la naturaleza, como se ha logrado en Bolivia y Ecuador.
*

Educación: exigir una inversión justa del PIB a la educación. Fomentar la investigación y una visión participativa de la historia.
*

Comercio justo: acabar con las zonas francas (donde las corporaciones pueden evadir impuestos y ser inmunes a las leyes locales) y establecer salarios mínimos decentes.
*

Aumentar la democracia participativa: crear instituciones políticas que fomenten la democracia participativa, darle voz a los movimientos sociales, reformarlos sistemas electorales y la financiación de partidos para que estén más alejados de los empresarios y más cerca de la sociedad civil.
*

Reforma de medios de comunicación: los medios de comunicación deben ser patrimonios de la cultura, y tienen la responsabilidad de darles voz a los que no la tienen.

Considero que para lograr éstos cambios citados arriba se necesita del estado para que se puedan implementar, pues el estado es el único instrumento que conocemos hasta ahora que pueda poner freno a la globalización hegemónica (al mercado y al capital).

Sin embargo, para que el estado verdaderamente funcione como un brazo de la sociedad civil, tenemos que organizarnos en movimientos sociales para poder ejercer presión y lograr que los ciudadanos seamos escuchados.

Bibliografía

Bourdieu, Pierre, Contrafuegos: reflexiones para servir a la resistencia contra la invasión neoliberal, Barcelona, Anagrama 2000.

Capella, José Ramón, Nuestro Problema; Mientras Tanto, número 83, septiembre de 2010, http://www.mientrastanto.es.

Estévez Araujo, José A., Que no te den gobernanza por democracia, Mientra Tanto, 108-109, Enero 2009.

Giménez Merino, Antonio, Experiencias participativas en el ámbito de lo público: del ágora local al ágora global.

Sousa Santos, Boaventura, Hacia una concepción multicultural de los derechos humanos, Utopías, nuestra bandera: revista de debate político, ISSN 1133-567X, Nº. 178, 1998 , pàg. 91-106.

Bogotá Change

12 Jun

Last month L’Antic Teatre in Barcelona was hosting a documentary event called “Urbanoscopio” (http://urbanoscopio.tumblr.com/) that showcases documentaries that portray urban change, for better or worse.

“URBANOSCOPIO is a documentary film festival portraying diverse urban phenomena and transformation processes, aiming at inciting public debate and discussion on these issues. A festival open to both the general public as well as the professionals involved in these processes. The festival presents itself as a journey landing on different spots on the plante to observe both unique examples of city building as well tipologies that are repeated very similarly on very different contexts, turning into practical lessons of urban planning portraying both successes and failures, generating the debate on the way we inhabit the cities and therefore how do we dwell on the planet.”

I had the pleasure to attend the May session which featured a documentary called “Bogotá Change”, an amazing story of the urban transformation that happened in Bogotá during the terms as Mayors of Peñalosa and Antanas Mockus. The feature is proof that with the right leadership, and the lack of corruptive governments, cities in Latin America can decrease crime and improve the lives of its citizens. This documentary is hopeful, moving and at times hilarious thanks to characters such as Antanas Mockus and his mother.

Enjoy!!

El mundo árabe y Occidente: Enfrentamiento entre civilizaciones?

16 Feb

El siguiente video fue compartido en Facebook por una amiga e inmediatamente llamó mi atención. Se trata de una presentadora de Al-Jazeera (unas de mis publicaciones favoritas por su gran trabajo en el periodismo investigativo) que se lanza con dos cojones, o mejor dicho con sus dos ovarios, a pelear con un (aparente) fundamentalista musulmán.

La presentadora es extramadamente crítica con las sociedades árabes y las llega a llamar primitivas, anti-democráticas, y denuncia el trato a las mujeres por éstas sociedades. Denuncia también la discriminación de algunos musulmanes a judíos y cristianos, quienes son a veces llamados “infieles” o “los que han irritado a Alá”, y va aún más allá y acusa a los musulmanes de defender su religión mediante el terrorismo.

Según esta presentadora ningún judío, ni budista ha explotado una mezquita pero si lo han hecho musulmanes. Aunque creo que es un tanto radical al hacer éstas declaraciones, pues humildemente creo que cristianos y judíos también han cometido actos terroristas, la diferencia está en que la mayoría de ellos se han hecho bajo una organización militar y la excusa de defensa del estado.