Tag Archives: Venezuela

Why Latin America calls on philosophers – Opinion – Al Jazeera English

28 Mar

Santiago Zabala discusses philosophy, Latin America and Socialist Democratic governments

Why Latin America calls on philosophers – Opinion – Al Jazeera English.

Barcelona, Spain – I just returned from the sixth International Forum of Philosophy in Maracaibo, Venezuela, where philosophers from four continents were invited to discuss “State, Revolution and the Construction of Hegemony”. The event was inaugurated by the vice-presidents of Venezuela and Bolivia, televised by several channels, and on the last day, a prize of $150,000 was awarded to the best book presented within the Libertador Award for Critical Thinking of 2011.

Similar to the World Social Forum of Brazil, both the prize and forum aim to reflect not only upon the social progress that characterises these nations, but also the progress taking place in rest of the world; this is why only thinkers whose position is essentially leftist are invited, that is, those in the service of the weak, marginalised, and oppressed sectors of society.

Regardless of how effective the conference’s statement is on the governors that read it, what is interesting for us – European academics – is the institutional significance that is given to philosophy in the region. Is there a philosophy conference or forum in the United States or EU where vice-presidents take time to inaugurate a similar event?

The attendees might have all been progressive socialists (or even Marxists in some cases) and therefore have found from the start a certain sympathy from these democratically elected politicians (in Latin America, only Honduras does not have a democratically elected government), but our Western neoliberal governors do not promote similar conferences for their preferred intellectuals. We can only dream that the vice-presidents of Italy or Canada would finance a similar conference for 50 philosophers to reflect upon their policies. Perhaps the day will come, but in the meantime, we must ask ourselves what this Latin American forum tells us about the relation between philosophy and government.

Before exploring this relation, it is necessary to remember that most Latin American countries today are governed by socialist governments whose main objective is to elevate from poverty those citizens that were discarded by the neoliberal (and in some cases dictatorial) states that ruled the region in the past. This is why for more than a decade now, such renowned progressive intellectuals as Noam Chomsky, and many others have been endorsing Chavez, Morales, and other democratically elected presidents for their social programmes and economic independence from the IMF.

But despite the social progress (since 2003, extreme poverty has been reduced by 72 per cent in Venezuela), ecological initiatives (Morales has been declared the “World Hero of Mother Earth” by the president of the United Nations General Assembly), and economic efficiency (unlike the EU, Latin American economies will grow by 4.7 per cent in 2012) of these governments, a campaign of hatred and disinformation has been taking place throughout our Western media in order to discredit these achievements.

Perhaps, as Oliver Stone pointed out in his brilliant documentary South of the Border, this campaign is a symptom of fear that citizens in the West might also begin to demand similar policies. After all, while in Europe we are cutting social services following the European Central Bank demands, Latin American states are increasing them, just as so many western protesters (“indignados”, Occupy Wall Street, and other courageous movements) demand.

These Latin American countries are not calling philosophers to obtain from them rational justifications or hoping that some of us write propaganda articles for their policies. Rather, they are showing their awareness that history has not ended. I’m referring here to Francis Fukuyama’s famous theory of “the end of history” (“liberal democracy is the only legitimate form of government broadly accepted”), which has now been assimilated, if not completely incorporated, by our capitalist culture.

But history in Latin America has neither ended nor started anew. It’s simply proceeding as an alternate to our capitalist logic of economic enrichment, technological progress and cultural superiority. The Latin American countries do not aim to dominate others, but simply to evoke those whom Walter Benjamin called the “losers of history”, that is, the ones who have not succeeded within our neoliberal democratic system. These unsuccessful “shareholders” are represented not only by underprivileged citizens, but also by underdeveloped nations and continents. In this condition, philosophy is called upon to think historically – that is, to maintain living history. But how?

As an interpretative discipline determined to question the (cultural, scientific or political) foundations of thought, philosophy is obligated to remain unsatisfied, that is, to always search for alternative models, possibilities and histories. These alternatives are what keep history alive, that is, maintain the possibilities of greater freedom, wider democracy and alternative systems. In order to achieve this, the organisers of the forum decided to follow the hermeneutic principle of dialogue, that is, the conversation where truth becomes a constant exchange of different views: In a sincere dialogue, none of the interlocutors know beforehand the definitive truth or where the discussion will lead; instead, they are led by the conversation.

Thus, the 50 participants of the forum were divided into separate groups, and the different themes of the conference were discussed openly from each philosophical position. A statement resulted from each group, and these are now been delivered to the governors of Venezuela in order to encourage them to continue and improve the social progress they’ve already achieved. I’m sure not all our propositions and analysis will be welcome or applied, but the fact that national political leaders requested such gatherings for over a decade now indicates the significance they attribute to philosophy for the well-being of the state.

Despite the fact we were all invited to this forum because of our sympathies for contemporary Latin American policies, the organisers knew very well that our different philosophical positions would enrich rather than damage the discussion. In sum, Latin America calls philosophers, as the late Richard Rorty used to say, “to continue the conversation” because its politicians are honest enough to recognise that history has not ended with their socialist democratic form of government.

Santiago Zabala is ICREA Research Professor at the University of Barcelona. His books include The Hermeneutic Nature of Analytic Philosophy (2008), The Remains of Being (2009), and most recently, Hermeneutic Communism (2011, co-authored with Gianni Vattimo), all published by Columbia University Press. His webpage is http://www.santiagozabala.com.

The views expressed in this article are the author’s own and do not necessarily reflect Al Jazeera’s editorial policy.

The views expressed in this article are the author’s own and do not necessarily reflect Al Jazeera’s editorial policy.

Advertisements

El rol del estado, la democracia y los movimientos sociales en busca de una globalización alternativa

12 Jun

En clase discutimos sobre la representación hegemónica de la globalización, principalmente el aumento de la gobernanza y la disminución de la democracia participativa.

En mi síntesis me centraré en la busqueda de soluciones y posibles vías de resistencia a la globalización hegémonica, especialmente en el caso latinoaméricano y en específico el centroaméricano.

El aumento de la Gobernanza y el descenso de la Democracia

América Latina, siempre ha sido el conejillo de indias tanto de Europa como de los Estados Unidos. Chile fue una de las primeras víctimas de las políticas neoliberales, que más tarde se extenderían por todo el continente.

Los pueblos latinoaméricanos, que ya se caracterizaban por la desigualdad que heredó del colonialismo, se ven aún mas afectados cuando se les da rienda sueltas al dinero, ya que las políticas neoliberales han dado prioridad a la desregulación, privatización y han puesto al servicio de las multinacionales la explotación de los recursos naturales y la mano de obra barata. Como nos afirma Estévez Araujo, el neoliberalismo no ha hecho mas que “disminuir el poder del estado y aumentar el del mercado.”#

El neoliberalismo a su vez, se ha valido de la gobernanza para poder implementar sus políticas en los estados. ¿Qué es exactamente la Gobernanza? Estévez Araujo la define como el conjunto de nuevas formas de regulación y de gestión administrativa que han surgido en el marco de la globalización neoliberal.# Entre éstas nuevas formas se encuentran la lex mercatoria, la autorregulación y la nueva gestión pública que imita el modelo empresarial.

De acuerdo con Estévez Araujo la gobernanza surgió debido a la desconfianza que sucitó la autonomía que pudieran tener los representantes políticos y para ello se instaura un mandato imperativo que vincula a los representantes políticos con los grupos sociales dominantes.

Entre las manifestaciones de la gobernanza Estévez Araujo menciona a las agencias independientes de la Unión Europea, las cuales han resultado en una privatización del proceso de toma de decisiones, ya que su principal tarea ha sido la de convertir a las empresas “en los actores dominantes en el proceso de policy making.” Podriamos tambien hablar de instituciones no democráticas como lo son el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o la OMC, las cuales imponen políticas económicas a los estados y limitan la soberanía de éstos.

Por otra parte, la gobernanza construye barreras que impiden la participación directa de los ciudadanos, pues su objetivo no es la democracia participativa, ni las transformaciones sociales sino el mantenimiento del orden capitalista.

Basado en la situación actual, en la que observamos un decenso de la democracia, tratare de responder a la pregunta ¿de dónde tiene que venir la participación política dentro de la gobernanza?

El rol del estado en una supuesta era pos-nacional

Podríamos asumir con confianza que la globalización económica y la gobernanza han aumentado la desconfianza en el estado. Esto ya es muy obvio en estados europeos y aún mas en estados latinoaméricanos, donde la corrupción y la falta de gobiernos responsables ha causado un aumento de apatía y pérdida de confianza en el estado. Un ejemplo de ello es el movimiento ‘Vota por ninguno’# en República Dominicana, donde se le pedía a la Junta Central Electoral Dominicana que se incluyera en la boleta electoral una casilla para votar en blanco o por ninguno.

El argumento central de ‘Vota por ninguno’ es que no existen partidos políticos, ni candidatos que representen a la ciudadanía dominicana y por lo tanto, en vez de abstenerse del voto, el cual sería un acto pasivo, que puede o no significar un rechazo a los candidatos; un voto en blanco sería un acto explícito de rechazo a los candidatos.

Sin embargo, aunque este tipo de campañas haya logrado reflejar el inconformismo de los ciudadanos, y la desconección entre la sociedad civil y los partidos políticos, no pueden resolver el problema central del sistema político, ni logra construir alternativas políticas.

Al contrario del caso Europeo, la lucha en latinoamérica aún reside mayormente en hacer que el estado rinda cuentas de sus responsabilidades sociales (educación, seguridad social, salud) o lo que Bourdieu llama la mano izquierda del estado#. En Europa, principalmente en europa occidental, ya se ha logrado un estado de bienestar, y aunque éste esté en riesgo de ser desmantelado, por lo menos existe una base por la cual luchar.

Por tanto, aunque nos movemos hacia una supuesta era pos-nacional, la lucha latinoaméricana reside aún el estado, ya que es el único instrumento capaz de frenar las políticas neoliberales, de hacer responsables a las corporaciones y de construir un verdadero estado social, al servicio de la ciudadanía.

En América del sur, ya hay ejemplos para ser optimistas, el fracaso de las políticas neoliberales y la creciente desigualdad ha llevado al poder a líderes socialistas y social-democrátas en países como Bolivia, Ecuador, Venezuela, Argentina, Paraguay y Brazil. Éste cambio en latinoamérica no ha llegado a través de la guerrilla, una revolución armada o el Che Guevara, sino que ha llegado a través de elecciones democráticas. Es decir que en algunos países de latinoamérica, el estado ha sido el principal instrumento para la lucha contra las políticas neoliberales y contra la gobernanza. Obviamente no se ha ganado la batalla, pero se han dado pasos que años atrás hubieran sido inpensables, como lo son la nacionalización del petróleo (Venezuela), o otorgarle derechos a la naturaleza (Bolivia).

A pesar de que nos movemos a una era pos-nacional, el estado tiene aún el poder de poner freno a los mercados financieros, y a los tratados de libre comercio. No podemos negar que actualmente muchos gobiernos estan atado de las manos gracias a las políticas de instituciones no democráticas (FMI, BM, OMC) y los tratados de libre comercio, pero tampoco podemos negar que los estados tienen o tubieron soberanía a la hora de aceptar o no estos acuerdos.

Los estados tienen la libertad de decidir como estructurar su economía, si aceptar o no las condiciones y tratados económicos, pero tienen mucho menos libertades despúes de hacerlo.

Movimientos Sociales y estado

Considero, como se discutió en clase, de que el estado actuará a nuestro a favor cuando todos formemos parte del estado, es decir cuando el estado verdaderamente represente a su pueblo. Sin embargo, lograr que los estados realmente representen a la ciudadanía es uno de los mayores retos de nuestra actualidad. Hoy en día los asuntos del estado están cada vez mas sujetas a organizaciones no democráticas, o inclusive a otros estados hegémonicos, como los Estados Unidos o la Unión Europea.

En el texto Experiencias participativas en el ámbito de lo público#, Giménez considera que los movimientos sociales deben redefinir su campo de actuación más allá del ámbito local, para que puedan introducir reivindicaciones básicas en la agenda política mundial. El autor también considera que existe la necesidad de democratizar el espacio de los movimientos sociales para que sean suceptibles a ser extendidas al ámbito jurídico-público.

El estado no puede llegar solo a crear una transformación social, y por tanto es necesario que los movimientos sociales ejerzan una política de influencia tanto sobre las autoridades como sobre la sociedad, y que velen por que los gobiernos cumplan con las responsabilidades que tienen hacia la sociedad civil.

Boaventura Sousa Santos propone un sector de solidaridad internacional y para ello plantea una “globalización contrahegemónica”#. La “globalización contrahegemónica” parte de la premisa de que no se pueden buscar soluciones locales a problemas globales y dentro de ésta cita dos tipos:

1.

Cosmopolitismo: consiste en el poder de los estados-nación, regiones, clases y grupos sociales subordinados, de organizarse transnacionalmente en defensa de sus intereses comunes. Dicha organización contraresta los efectos dañinos de las globalizaciones hegemónicas, y crea nuevas oportunidades de creatividad y solidaridad transnacional. Estas actividades cosmopolitas incluyen, las organizaciones mundiales de trabajo, las organizaciones de derechos humanos, redes de desarrollo sostenible, entre otros.
2.

Herencia común de la humanidad: son los procesos que, para Sousa, son “tan globales como el globo mismo”. En ésta categoría se incluyen asuntos que conciernen a toda la humanidad, como los son, la sustentabilidad de la tierra, protección de la capa de ozono y el amazonas, etc.

El Cosmopolitismo y la Herencia común de la humanidad son globalizaciones desde abajo y contrahegemónicas, ya que son conflictos de resistencia, luchas y coaliciones contra la jerarquía del sistema mundial y la interdependencia.

Mientras Sousa Santos propone que luchemos contra la gobernanza globalizando los movimientos sociales, Ramón Capella es más escéptico. En el texto Nuestro problema#, Capella nos advierte que los movimientos sociales, al igual que las ONG, carecen de un instrumento político que pueda producir una transformación social.

Aunque el Foro Social Mundial sea un gran paso en la lucha contra la globalización hegemónica (y neoliberal) nuestros instrumentos de mediación siguen siendo los estados y las instituciones políticas. Por ende, Capella sugiere una reforma parlamentaria que pase a incluir los movimientos sociales, es decir que los movimientos sociales deben luchar por un nuevo tipo de mediación política más participativa.

Existe también, según Capella, la necesidad de reestructurar los sindicatos los cuales han sido corporativizado y burocratizados, el autor también sugiere que los sindicatos pasen a incluir y organizar a las minorías más vulnerables, como lo son los inmigrantes, los precarios, los parados, etc.

Considero, como Capella y como Giménez, que los movimientos sociales son vitales para la lucha contra el neoliberalismo, siempre y cuando logren usar instrumentos jurídicos- políticos para alcanzar cambios en la política estatal y global.

Aunque el esparcimiento de la globalización y la gobernanza nos puede llevar a pensar que la ciudadanía universal o una sociedad civil global tiene que ser la base para proyectos políticos progresistas, no nos podemos olvidar que los estados siguen teniendo la mayor capacidad de afectar la organización económica. El obstáculo consiste en que algunos estados han adquirido un poder hegemónico que le ha permitido implementar políticas económicas en otros estados, por ello la necesidad de ir en busca de una solidaridad internacional, tanto en los países hegemónicos, como en el resto de países que se ven afectados.

En el caso latinoaméricano, en el que se busca un estado soberano que reconozca los derechos básicos de la sociedad civil y que ponga freno a las economías abiertas que tando daño han causado los campesinos y a la clase trabajadora, se necesita también ir en busca de una solidadidad transnacional. Por ejemplo, los países centroaméricanos pertenecientes al tratado de libre comercio DR- CAFTA (República Dominicana, Costa Rica, El Salvador, EE.UU., Guatemala, Honduras y Costa Rica) podrían unirse transnacionalmente y buscar apoyo político para presionar a sus propios gobiernos a eliminar o por lo menos disminuir el daño creado por el TLC, así como también buscar la solidaridad de movimientos sociales estadounidenses.

El movimiento Zapatista, es un buen modelo de un movimiento transnacional que presentó una resistencia significante al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA), para ello buscaron aliados transnacionales pero enfocándose en la busqueda de la soberanía y libre determinación del estado. Los zapatistas demandaban control local de los recursos naturales (que comenzaban a ser monopolizadas por corporaciones multinacionales) y una mayor rendición de cuentas al estado mexicano.

Información desde abajo

Además de la necesidad de la democratización de los movimientos sociales y la apertura del estado a los movimientos sociales y a la ciudadanía, se necesita también una democratización de los medios de comunicación, así como también de las ciencias sociales, en especial de la historia, que por siglos ha sido contada de arriba hacia abajo, y monopolizada por el eurocentrismo.

Una persona puede elegir libremente cuando está bien informada, es decir que no es manipulada a través de informaciones sesgadas y bombardeada con propaganda. El problema en latinoamérica es que los medios de comunicación están manipuladas por grandes empresas que deciden el contenido de las noticias y que representan a la sociedad latinoméricana como les parezca. Por ende, no nos debe sorprender que las costumbres y realidades de los pobres, campesinos, los negros y los índigenas rara vez son enseñados en los principales canales y emisoras latinoaméricanas.

La historia también ha sido manipulada por las clases altas y por el eurocentrismo. Todavía se celebra el 12 de octubre, en la mayor parte de latinoamérica, como el “Día de la raza”, y se nos vende como un “intercambio de culturas”; asimismo de la historia desaparecen las visiones y legados indígenas y africanos. En República Dominicana, se construyen costosos monumentos a Colón, pero ninguno al esclavo o a la herencia africana. Por lo tanto, ésta visión unilateral de la historia y de la manera de representarnos, lo que causa es una visión sesgada de lo que es la identidad latinoaméricana.

Existe la gran necesidad de abrir a debates la historia de los países latinoaméricanos, de fomentar la investigación histórica y de contar la historia de los oprimidos. Los movimientos sociales pueden desempeñar un papel crucial a la hora de abogar por una educación más abierta al debate, así como también se puede lograr a través de redes universitarias, radios comunitarias y el internet.

El internet podria considerarse como un medio emancipatorio, ya que a través de él tenemos acceso a una infinidad de opciones de información, así como también la facilidad de establecer redes de solidaridad, y de contar nuestras realidades. Sin embargo, no podemos olvidar que en muchos rincones del mundo el internet sigue siendo un lujo, y donde la radio (en especial las radios comunitarias) es todavia el medio emancipatorio que le da voz a los que nunca han podido ser oídos.

Con unos medios de comunicación más democráticos se podrán escuchar nuevas ideas, teorías o por lo menos desafiar a las ya existentes, por ejemplo nuevos análises económicos, los cuales están monopolizados por economistas neoliberales; así como también una expresión cultural que represente más al pueblo.

Conclusión

No existe una fórmula única, ni exacta para lograr una transformación social. Considero que la transformación puede venir a través de diferentes vías, pero en especial con la presión que pueden ejercer los movimientos sociales tanto en el estado como en la sociedad civil.

Dentro de las prioridades latinoaméricanas para lograr una transformación social y otorgar más derechos a los ciudadanos:

*

Límite al poder empresarial: Acabar con los tratados de libre comercio, NAFTA, CAFTA que impulsan un comercio injusto y le quitan la soberanía a los estados.
*

Terminar con las bases militares estadounidenses: no apoyar la hegemonía estadounidense y la militarización del mundo
*

Una economía que respete el ecosistema: otorgarle derechos a la naturaleza, como se ha logrado en Bolivia y Ecuador.
*

Educación: exigir una inversión justa del PIB a la educación. Fomentar la investigación y una visión participativa de la historia.
*

Comercio justo: acabar con las zonas francas (donde las corporaciones pueden evadir impuestos y ser inmunes a las leyes locales) y establecer salarios mínimos decentes.
*

Aumentar la democracia participativa: crear instituciones políticas que fomenten la democracia participativa, darle voz a los movimientos sociales, reformarlos sistemas electorales y la financiación de partidos para que estén más alejados de los empresarios y más cerca de la sociedad civil.
*

Reforma de medios de comunicación: los medios de comunicación deben ser patrimonios de la cultura, y tienen la responsabilidad de darles voz a los que no la tienen.

Considero que para lograr éstos cambios citados arriba se necesita del estado para que se puedan implementar, pues el estado es el único instrumento que conocemos hasta ahora que pueda poner freno a la globalización hegemónica (al mercado y al capital).

Sin embargo, para que el estado verdaderamente funcione como un brazo de la sociedad civil, tenemos que organizarnos en movimientos sociales para poder ejercer presión y lograr que los ciudadanos seamos escuchados.

Bibliografía

Bourdieu, Pierre, Contrafuegos: reflexiones para servir a la resistencia contra la invasión neoliberal, Barcelona, Anagrama 2000.

Capella, José Ramón, Nuestro Problema; Mientras Tanto, número 83, septiembre de 2010, http://www.mientrastanto.es.

Estévez Araujo, José A., Que no te den gobernanza por democracia, Mientra Tanto, 108-109, Enero 2009.

Giménez Merino, Antonio, Experiencias participativas en el ámbito de lo público: del ágora local al ágora global.

Sousa Santos, Boaventura, Hacia una concepción multicultural de los derechos humanos, Utopías, nuestra bandera: revista de debate político, ISSN 1133-567X, Nº. 178, 1998 , pàg. 91-106.